Diamantado de suelos

Con el diamantado de suelos se consigue que el suelo adquiera un brillo natural y se disimule las marcas producidas por el desgaste mecánico del paso de los años. No sólo se consigue un brillo natural y se reducen las marcas producidas por carretillas mecánicas y otros vehículos sino que supone un gran ahorro para los suelos industriales ya que se facilita la limpieza y se reduce el mantenimiento. Además, el diamantado de suelos es muy rentable debido a su gran durabilidad "7 veces más que una pintura en condiciones desfavorables".

El tratamiento de suelos mediante diamantado consiste en rebajar con diamantes metálicos la capa superficial de desgaste y después afinarlo con diamantes de resina. Después de realizar este afinado, la solera se endurece con productos a base de litio que reaccionan con la cal del propio cemento y finalmente se utilizan máquinas de alta velocidad para sellar y sacar el acabado brillante deseado.

El tratamiento de diamantado de suelos para naves industriales es muy eficaz en empresas que priorizan la estética y la higiene o que tienen que cumplir con normas muy exigentes de calidad alimentaria cómo (BRC, IFS, UNE-EN, ISO 22000).

Además de suponer un gran ahorro para las naves por su durabilidad, el diamantado de suelos tiene muchas otras ventajas:

Acabado liso, brillante y antideslizante

Alta resistencia mecánica y química

Fácil limpieza y muy poco mantenimiento

Anti polvo y resistente a la abrasión

No se marcan las ruedas de las carretillas

¡Suscríbete a nuestra Newsletter!

Serás el primero en enterarte de las últimas novedades, productos y tendencias.